Incontinencia Urinaria

Tratamiento de la Incontinencia Urinaria

Si te gusta, ¡compártelo!

Cuando se habla del tratamiento de la incontinencia urinaria, hay que tomar en cuenta que existen diferentes tipos de incontinencia:

  1. Incontinencia Urinaria de Esfuerzo, pérdida de orina que aparece con esfuerzos, toser, estornudar, brincar, realizar ejercicios, que representa el 25% de los casos.
  2. Incontinencia Urinaria de Urgencia se trata de una pérdida de orina asociada a un irrefrenable deseo de orinar, que representa el 20% de los casos.
  3. Mixta, en la que coexisten las dos anteriores y suele ser la más frecuente. Esta en particular ocurre por la edad, embarazos y partos, menopausia, deterioro funcional y cognitivo y otros factores como intervención quirúrgica y obesidad, cierto tipo de ejercicio físico. 
  4. Incontinencia por rebosamiento o paradójica, que se produce en pacientes con procesos obstructivos en el ramo urinario inferior, que determinan una retención urinaria crónica (vaciamiento incompleto de la vejiga) pero que causa pérdidas involuntarias de orina. 

Esta es una patología que afecta con mayor frecuencia a la mujer estando relacionada con múltiples causas: 

La edad, el estreñimiento, los partos ya mencionados anteriormente, los trabajos con gran esfuerzo, la obesidad. 

Diagnóstico

  • Esta patología se suele diagnosticar con la historia clínica y la exploración física, diario miccional y aplicación de cuestionarios, el Pad test o prueba de la compresa en 24 horas. Permite cuantificar las pérdidas en leves (< 200 cc), moderadas (200-500 cc) y severas (> 500 cc), mediante el peso de los absorbentes.
  • Análisis de orina y urocultivo.
  • Flujometría y medición del residuo postmiccional.
  • Uretrocistoscopia: permite descartar la ausencia de estenosis uretral o de esclerosis en la anastomosis vesico-uretral y evaluar la integridad y funcionamiento del esfínter uretral externo.
  • Estudio urodinámico (presión-flujo).

A pesar de que se comente que es una patología que se puede presentar por la edad, no es menos cierto, que mujeres jóvenes que han tenido sus partos o factores antes mencionados también pueden presentar esta pérdida de orina. Incluso cuando aparece en edades tempranas no lo suelen hablar y lo tienden a normalizar. 

Tratamiento de la incontinencia urinaria

Existen tratamientos conservadores, farmacológicos y quirúrgicos, dependiendo de la gravedad. En esta oportunidad estaremos hablando de los tratamientos conservadores que van desde medidas higiénico-dietéticas, las técnicas de modificación de conducta y la rehabilitación muscular del piso pélvico. 

Los tratamientos mínimamente invasivos se suelen aplicar en los siguientes casos: 

  • Mujeres jóvenes que presentan incontinencia urinaria de esfuerzo leve, que no cumplen con terapias de rehabilitación y no son candidatas a cirugía.
  • Aquellas que no tienen paridad cumplida, es decir, que todavía tienen pensado volver a parir y no se puede realizar la cirugía ya que se perdería. 
  • No tienen en el momento el presupuesto para pagar una cirugía.
  • Se requiere posponer la cirugía por diferentes causas. 
  • Cuando está contraindicada la cirugía.  
  • Que ellas no quieran operarse. 

Láser vaginal de CO2

De las herramientas que tenemos como mínimamente invasivo, encontramos el láser vaginal de CO2, el láser va a realizar una acción regenerativa y de reestructuración del tejido a través de un efecto térmico, estimulando a unas células muy importantes del tejido conectivo que son los fibroblastos y que estos a su vez producen colágeno, elastina, ácido hialurónico, llevando a un tejido sano y más fuerte.  Dependiendo del grado de incontinencia se puede combinar el láser con los factores de crecimiento plaquetario, este permite tener un efecto de sinergia ya que se coloca justo en la fascia pubocervical, reforzando el tratamiento. 

Cuando se realizan las sesiones de láser la mejoría puede ir de un 60% a 100% con una duración en el tiempo que dependerá de los antecedentes y de los factores que pueda eliminar la mujer, estaríamos hablando de 24 meses a 3 – 4 años. Importante destacar que no basta con una sesión sino que se realiza mínimo 3 sesiones. 

Electromagnetismo focalizado de alta intensidad (silla Aurora)

Se puede presentar que al momento de evaluar los músculos del piso pélvico que estos se contraigan poco o nada y para eso se toma en cuenta la escala de oxford, esto permite la sugerencia de la combinación de dos terapias como sería el láser y el electromagnetismo focalizado de alta intensidad (silla Aurora) donde se requiere de 6 a 8 sesiones, se debe realizar dos sesiones semanales. Esta permite la reeducación de los músculos del piso pélvico generando supra contracciones comparado con las contracciones que pudieran realizar las mujeres solas en casa. Se puede llegar hasta 12 mil contracciones en 30 minutos. 

Contraindicaciones

Contraindicaciones del láser: Infección vaginal, menstruación, que el dispositivo del láser no pueda entrar en vagina por atrofia en el caso de la menopausia  y posmenopausia. 

En el caso de la silla aurora: No se puede realizar en mujeres con dispositivo intrauterino, que tengan prótesis metálica en cadera, peso mayor 120Kg, infección urinaria activa, marcapasos y embarazo. 

Seguir leyendo...

No dejes para luego tu salud

Solicita una cita ahora

Recibirás un email cuando se confirme tu cita. En caso de no haber disponibilidad a la hora seleccionada te enviaremos una o 2 alternativas para que escojas.